Todos los Santos

Solemnidad de Todos los Santos: “¡No tengas miedo de apuntar alto!”

Cada 1 de noviembre la Iglesia celebra la solemnidad de Todos los Santos, lo que -en palabras del Papa Francisco- es una invitación a reflexionar sobre la gran esperanza fundada en la Resurrección de Cristo y en que un día estaremos con Él. 

Esta solemnidad surgió en el siglo IV, debido a que la gran cantidad de mártires de la Iglesia hacía imposible destinar un día del año para recordar a cada uno. Fue así que se decidió efectuar una celebración conjunta en honor de todos aquellos que habían alcanzado a santidad. 

Inicialmente se celebraba en mayo, pero a partir del siglo VII el Papa Gregorio IV trasladó está solemnidad a la fecha actual. 

El Papa Francisco dijo en 2020 que la solemnidad de Todos los Santos nos recuerda nuestra vocación a la santidad y además nos propone modelos seguros de este camino, “que cada cual recorre de manera única, de manera irrepetible”. 

En ese sentido destacó que basta con pensar “en la inagotable variedad de dones e historias concretas que se dan entre los santos y las santas: no son iguales, cada uno tiene su personalidad y ha desarrollado su vida en la santidad según su propia personalidad y cada uno de nosotros puede hacerlo, ir por ese camino”.

Y en 2013 nos hizo una invitación que no pierde vigencia y que te recordamos a continuación: “Dios te dice: no tengas miedo de la santidad, no tengas miedo de apuntar alto, de dejarte amar y purificar por Dios, no tengas miedo de dejarte guiar por el Espíritu Santo. Dejémonos contagiar por la santidad de Dios”.

¿Quieres ser santo? ¡Anímate, precisamente a eso estás llamado!